¿Cómo y cuándo cambiar el líquido de frenos?


El líquido de frenos es un fluido fundamental en tu auto, puesto que permite que el sistema de frenado, que es clave para tu seguridad, funcione correctamente. Su función es transmitir a las pastillas de freno, que ejercen su acción sobre las ruedas del auto, la fuerza que tú aplicas cuando presionas el freno. De esta manera, mantener el nivel adecuado de este fluido y que este se halle en buen estado es la garantía de que tu auto va a responder rápidamente cuando pongas tu pie sobre el pedal de frenado.

Con qué frecuencia cambiar el líquido de frenos

Si te preguntas cómo y cuándo cambiar el líquido de frenos, debes saber que la frecuencia con la que debes cambiar el líquido frenos depende mucho del tipo de uso que le des a tu vehículo, pero la mayoría de las marcas de autos recomiendan reemplazarlo cada entre 60.000 u 80.000 kilómetros recorridos, o cada entre dos y cuatro años. La razón es que, por sus características químicas y para evitar el exceso de calor, el líquido está diseñado para acumular agua entre sus componentes, pero si este contenido de agua excede el 3% de su composición, el sistema de frenado podría fallar o desempeñarse pobremente.

Cómo controlar el líquido de frenos

Sin embargo, este compuesto no solo debe reemplazarse periódicamente por su deterioro químico progresivo, sino que también es posible que, producto de pérdidas o desperfectos en las pastillas de freno, su nivel descienda por debajo del mínimo recomendado.

Es por ello que se recomienda revisar el estado del líquido cada aproximadamente 10.000 kilómetros recorrido. Para controlar el nivel del fluido debes chequear visualmente el contenedor en el que este almacena al abrir el capó del vehículo. Este contenedor es fabricado, normalmente, en material transparente y con los indicadores de nivel pertinentes, de modo que se pueda visualizar fácilmente si el líquido está en el nivel adecuado.

Si el nivel de líquido decae demasiado rápida o súbitamente, seguramente está indicando que existe un desperfecto en el sistema de frenado del auto, ya sea una pérdida, o bien que las pastillas de freno están demasiado gastadas. Ante esta situación, es recomendable que visites de inmediato algunos de nuestras sucursales, nuestros especialistas podrán revisar el funcionamiento de tus frenos y cambiar las piezas que sea necesario reemplazar.

Cómo se hace el cambio del líquido de frenos

Para cambiar este fluido en tu auto, debes abrir el capó del coche y localizar una botella de plástico transparente. Luego tienes que extraer el líquido de freno almacenado allí y reemplazarlo por el producto nuevo. Se recomienda efectuar este proceso con rapidez, de modo que el nuevo líquido no esté en contacto con el aire durante mucho tiempo, para que, justamente, no absorba moléculas de agua y se deteriore por anticipado.

Hasta aquí el procedimiento es sencillo, pero hay un paso posterior que presenta alguna dificultad para quienes no están familiarizados con el proceso. Se trata de eliminar el remanente de líquido antiguo del reservorio de cada rueda. Para poder hacer esto, deberás elevar tu auto con una gata y remover los neumáticos en un orden preciso: primero la rueda trasera derecha, luego la trasera izquierda, después la delantera derecha y finalmente la delantera izquierda.

Una vez que has removido una rueda, debes localizar el bombín de freno y conectarlo con el recipiente en el que estás almacenando el líquido antiguo. El siguiente paso es pedirle a otra persona que apriete sucesivas veces el pedal de freno, para que el líquido existente en los bombines fluya hacia tu recipiente. Repite este proceso para las cuatro ruedas del vehículo, en el orden anteriormente descrito.

Como puedes ver, el proceso puede presentar cierta dificultad y requiere, además, de la cooperación de otra persona. Si no estás seguro de que podrás llevarlo a cabo de forma exitosa, es recomendable que visites nuestras sucursales, ya que contamos con todo lo necesario para realizar este proceso además de tener la experiencia necesaria asegurando que el cambio del líquido de frenos se ha realizado de manera óptima.

Recuerda siempre controlar el estado de los frenos de tu vehículo para manejar de manera más segura, tanto para ti como para quienes transitan en tu entorno.

Si ya ha pasado mucho tiempo que no has realizado este proceso, o nunca lo has realizado, lo ideal es que lo realices en nuestras sucursales.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *